Urgen medidas contra la basura espacial

En la página del prestigioso The Guardian podemos encontrar una noticia sobre un tema repetitivo con un tratamiento más bien ligero acerca del problema de los restos y residuos que orbitan la tierra.

Considero que a la noticia se le podía haber dado un tratamiento más riguroso y en profundidad para ofrecerle al lector todas las claves interpretativas y seguir consiguiendo elaborar una información de calidad y atractiva. Parece que The Guardian ha preferido aprovechar un vídeo muy llamativo que deja de lado el fondo de la cuestión para centrarse solo en lo más atractivo. Mi propuesta alternativa sería:

Pablo Cañete Blanco (Valencia). No pocas veces  hemos visto como alguien que caminaba por la calle ha tirado un papel al suelo teniendo una basura a escasos metros. El suelo se barre con cierta frecuencia, se limpia. Algo muy distinto pasa sobre nuestras cabezas. Cuando miramos al cielo no vemos suciedad, sin embargo, la tierra está rodeada de miles de restos de cohetes y satélites.

En total se calcula que hay alrededor de 16.530 objetos orbitando nuestro planeta y ensuciando el espacio adyacente a la tierra. La basura espacial se define como los objetos tales como satélites (activos e inactivos), restos de algún lanzamiento espacial, cascos de cohetes espaciales antiguos y otros objetos producto de la acción humana que flotan sobre nuestro planeta.

El Reino Unido y sus colonias, la conocida como Commonwealth of Independent States, son los principales “contaminantes”. A ellos les debemos algo más de seis mil objetos, seguidos de los Estados Unidos, que tienen casi cinco mil y de China, que ha arrojado al cielo cerca de cuatro mil objetos. La Agencia Espacial Europea no ha llegado a emitir todavía ni cien “desperdicios”.

¿Por qué preocuparse por la chatarra?
En los años 90 un trozo de pintura flotante arañó la ventana principal del transbordador Challenger. Aunque parezca insignificante, el arañazo provocó un agujero de 1 milímetro que, en el espacio, es realmente difícil de reparar. La nave tuvo suerte de que fuera tan solo un pequeño resto, ya que existen restos de gran tamaño orbitando la tierra.

En dos ocasiones, los tripulantes de la Estación Espacial Internacional tuvieron que esconderse en un compartimento especial por la amenaza de colisión de grandes pedazos de esta basura espacial. No sería tampoco la primera vez que estos desperdicios se cuelan en la trayectoria de alguna nave a la que obligan a desviar su rumbo.

Para los que habitamos por debajo de la estratosfera también hay riesgos pues aunque la mayor parte de la basura espacial se desintegra antes de tocar la superficie terrestre, los trozos más grandes sí pueden atravesar la atmósfera y alcanzarla.

Si el problema estuviera en el suelo, podríamos solucionarlo barriendo, pero a esas altitudes el problema se multiplica y los responsables deben hacer algo. La NASA y la agencia espacial rusa han recibido varias recomendaciones para que desarrollen aparatos capaces de disolver la basura espacial. Sin embargo, ¿cómo pueden limpiarla?

Entre las ideas que barajan los científicos encontramos un arpón espacial capaz de capturar estos escombros espaciales y arrastrarlos a la atmósfera para que se desintegren, un vehículo recolector, un laser gigante que hiciera perder velocidad a los objetos en órbita para que precipiten en la tierra y entren en combustión o un gel aéreo que aglutinara todo el desperdicio junto.

Los científicos estiman que la cantidad de basura espacial mantendrá una evolución más o menos estable hasta el año 2055, pero a partir de entonces, el número de objetos peligrosos flotando se disparará de forma exponencial y salir hacia el espacio será una misión prácticamente imposible.

Las ideas para solucionar este problema son variadas y más o menos disparatadas, pero lo que sí resulta evidente es que el problema requiere de una solución “a escala” antes de que el cielo se vuelva impenetrable.

Aquesta entrada ha esta publicada en Medi Ambient, Tecnologia. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s