Comparativa del tratamiento de la ciencia en la prensa entre España y Francia

Si bien existe un mínimo sentimiento de competición entre la población francesa y la española, ambos países guardan más semejanzas de las que algunos quisieran reconocer. Países vecinos, mediterráneos y con costumbres sociales bastantes similares, ninguno de ellos es, además, puntero en temas científicos y tecnológicos. Y por tanto, tampoco en investigación ni periodismo científico. Por otro lado, añadir que nos encontramos en un contexto en que la ciencia es una de las disciplinas menos atendidas en la prensa convencional a nivel global, tampoco resulta nada nuevo. Por ello, analizar el tratamiento que la prensa generalista da a los contenidos científicos entre dos países tan parecidos, y descubrir si existen diferencias puede dar algunas claves para averiguar si la situación actual se debe a factores sociales, geográficos o a las diversas prioridades que los medios puedan tener.

Para llevar a cabo el análisis la metodología seguida fue comparar las versiones digitales de algunos de los diarios de referencia de Francia y España. Pero no sólo abriendo la página web y descubriendo si había una sección dedicada a la ciencia o no, sino también analizando cada una de estas secciones: si tenía más subsecciones, la continuidad con la que se publicaba en ellas, la tipología de contenidos, la cantidad de información propia o de agencia, si había contenido multimedia, blogs y el grado de profundidad de las noticias o reportajes.

Y después de analizar diarios como El País, El Mundo, La Vanguardia, por parte de España, y diarios franceses como Le Figaro, Le Monde y Libération, las conclusiones fueron tan simples como esclarecedoras. En un principio, y tras un análisis básico, podía parecer que nuestro país vecino nos sacaba ventaja en el espacio que cedía a los artículos científicos dentro de sus diarios de referencia. Sin embargo, al hacer hincapié en cada uno de los factores anteriores, los resultados variaron bastante y dependían, más que del país de procedencia del diario, de los recursos, y criterios del medio en cuestión.

Es más, incluso escogiendo periódicos de mayores recursos como son Le Monde o El país, y otros de menor solvencia como La Vanguardia o Libération, se puede comprobar que no existe prácticamente ninguna relación evidente entre ambos factores. Más que la obviedad de que un periódico con más recursos podrá permitirse llevar a cabo publicaciones o proyectos de mayor envergadura, pero que finalmente, que lo haga o no, será, exclusivamente, una cuestión de prioridades.

Quizá con este cuadro comparativo, podemos ver estas conclusiones con mayor claridad:

Secciones científicas
en portada
Subsecciones especializadas Blogs de expertos Espacio para el multimedia
El País 0 4 6 No
El Mundo 3 17 3
La Vanguardia 0 5 3 [1]
Le monde 4 7[2] 7
Le Figaro 4 0 4
Libération 3 0 3 No

[1] Aunque, sólo fotos.
[2] Sin contar, en este caso, la sección de tecnología, sino solo la de ciencias por la gran divergencia de temas.

En cuanto a la cantidad de noticias publicadas, al inicio de este análisis comencé realizando un recuento para hacer otro cuadro comparativo con la frecuencia de publicación. Sin embargo, finalmente no llevé a cabo la tarea debido a que las barreras entre lo que se considera noticia científica y lo que no, en cada uno de estos diarios, eran bastante difusas y difuminaban los resultados. Pues si bien, en algunos diarios la sección de tecnología se acerca en mayor medida a la ciencia, había en otros en los que sus contenidos distaban lo suficiente como para no incluirlos. Por otro lado, había diarios, como por ejemplo El País, en el que había noticias que, pese a no tener prácticamente mucho que ver con la divulgación científica, con que sólo tuviera un pequeño matiz relacionado con la ciencia, ya estaban etiquetadas como tal, y el vaciado era por tanto, bastante difícil de llevar a cabo.

Muy relacionado con ello encontrábamos el periódico de El Mundo, en el que había noticias presentadas como tal, que al acceder a ellas, se trataba en realidad de entradas de blogs de expertos. Unos datos, que al fin y al cabo, confundirían la tabla comparativa, y poco podrían aportar a lo que realmente queríamos estudiar.

Un estudio que por difícil de solucionar que sea, sí podemos extraer unas bases principales y es que, además de que España no resulta ser un país que destaque por la atención que le dé a la ciencia, tampoco está sin embargo, en la cola de los medios de comunicación. Lejos está aún de los grandes, y bien profundizados reportajes de periódicos de referencia como The Guardian, de Reino Unido, o The New York Times, de Estados Unidos. Sin embargo, las intenciones son buenas, sólo queda navegar en la misma dirección para darle a la ciencia el espacio que se merece, tanto en nuestros diarios como en la opinión pública.

Sumaya Barber

Aquesta entrada s'ha publicat en Política Científica i etiquetada amb , , , . Afegiu a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s