¿Existe el compromiso social de las farmacéuticas?

En 2004, a Joan le detectaron un tumor en el esófago poco común y difícil de erradicar, así que comenzó un tratamiento con quimioterapia. Un año y medio después sufría metástasis en varios órganos vitales y los médicos habían probado con él hasta cuatro líneas de tratamientos sin éxito, estaba casi desahuciado.

En un último intento por salvar su vida, los médicos le propusieron ser el conejillo de indias de un ensayo dirigido por el Instituto Catalán de Oncología (ICO). Se trataba de aplicarle un compuesto, elisidepsina, que en el laboratorio resultó ser letal para varios tipos de células humanas de cáncer. Su nombre comercial era Irvalec y su propietario era la farmacéutica española PharmaMar.

Empezó con el tratamiento y, en unos meses, pasó de pesar 50 kilos y no poder vestirse solo a volver en coche solo después de cada sesión de tratamiento. En julio de 2009 su cuerpo ya estaba totalmente limpio de cáncer; y tres años después sigue sin rastro de su enfermedad.

Un grandísimo logro para la curación de determinados tipos de cáncer que terminó antes de lo esperado. En 2012, la compañía PharmaMar anunció que detenía el desarrollo de Irvalec. La empresa reconocía que el fármaco había demostrado una notable actividad contra un tipo de tumores gastroesofágicos; pero que estos tumores sólo suponen el 1% de todos los cánceres de esófago y tienen una incidencia global muy baja; por lo que no resultaría rentable su comercialización.

El caso de Joan y Pharmamar es solo un ejemplo, pero que representa una inquietud general. Para una enfermedad como el cáncer, que afecta a tantas personas y en la que aún quedan muchas dudas por resolver, ¿podemos renunciar a los tratamientos que sí curan al 1% de los pacientes? ¿Es verdaderamente improductivo para las grandes farmacéuticas invertir en ensayos para nuevos medicamentos? ¿Cuánto cuesta desarrollar un fármaco?

Según los expertos, desarrollar un fármaco oscila entre los 400 millones de euros y los 2.000 millones y el tiempo medio de desarrollo está entre los 8 y 15 años, en el caso de que se pueda llegar hasta el final del proceso. Y solo un 20% de los proyectos resulta rentable. Además, amortizar el gasto de desarrollo de un nuevo medicamento también es complicado por la intensa competitividad del mercado. Está claro, es complicado.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que las farmacéuticas son unas de las empresas más rentables del mundo. La Fortune 500 list indicaba en 2002 que el volumen de beneficios de las 10 mayores farmacéuticas superaba los beneficios acumulados de las otras 490 empresas de la lista.

Por otro lado, la normativa que regula los ensayos clínicos es lo suficientemente permisiva como para que cualquier producto que demuestre ser mejor que un placebo, pueda ser comercializado; y no obstante, las empresas invierten el 75% del presupuesto en crear copias de medicamentos que tienen exactamente el mismo principio activo que sus competidores.

Y no solo eso, Marcia Angell, profesora de Salud Pública de la Universidad de Harvard afirma que “sólo unas pocas medicinas importantes han aparecido en el mercado en los últimos años, y estas provenían en su mayoría de investigaciones realizadas en instituciones académicas, pequeñas compañías biotecnológicas, o de centros públicos de investigación. Si estas entidades han sido capaces de desarrollar nuevos medicamentos sin arruinarse, ¿por qué las grandes empresas con millones en beneficios dicen no serlo?

Rocío Ros Rebollo

Quant a Rocío Ros Rebollo

Nacida en un pequeño pueblo costero, criada por una familia trabajadora. A los 18 me marché a la maravillosa ciudad de Valencia para vivir tres años inolvidables en los que, además, me gradué como periodista; no sin antes poder disfrutar de un Erasmus en Bélgica donde, entre otras muchas cosas, pude añadir el francés a mi lista de idiomas, junto al inglés y el valenciano. Ahora, con veintipocos años, hago lo propio: buscar mi hueco. Espero que os den que pensar las palabras de este blog.
Aquesta entrada ha esta publicada en Medicina. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s