Entrevista con Sergio Mars

Charles P. Snow acuñó el término de las dos culturas para constatar el progresivo distanciamiento entre el mundo de la ciencia y el de las humanidades. Actualmente esa brecha ha ido creciendo. Resulta paradójico que esto sea así en un mundo inundado de tecnología en el que los avances científicos cada vez permiten alargar más nuestra vida y hacerla más cómoda. Un mundo en el que nadie escapa de las nuevas enfermedades causadas por la modernidad y en el que la vida se vive a través de la pantalla.

Sergio Mars es un joven escritor valenciano que empezó como biólogo, investigando y que en la actualidad  ha encontrado en la literatura un modus vivendi que le permite aportar todos sus conocimientos científicos tanto para escribir ensayos divulgativos como novelas en las que, a menudo, la ciencia es un aspecto central.

¿Está totalmente separada la ciencia del humanismo hoy en día?

Hay puntos de contacto, por ejemplo la ciencia ficción. Hay por las dos vías acercamientos. Hay un tipo de literatura que examina desde su perspectiva la ciencia. Y las ciencias sociales están aplicando metodología científica. Además, la ciencia para acercar sus contenidos ha usado formas literarias y con mecanismos propios de las humanidades.

Se ha intentado desde hace muchos años separarlos, por comodidad posiblemente, y ha habido una confrontación entre los de letras que se creían cultos y los de ciencias que pensaban que eran los únicos que hacían algo realmente útil. Se llega al punto paradójico de que llaman inculto a alguien que no sabe nada de literatura, pero alguien que no sabe nada de ciencia, no pasa nada. Cada uno defendiendo lo suyo ha denigrado lo contrario, eso ha existido siempre.

Si estas dos culturas están separadas, ¿notarías quizá una hegemonía por parte de la ciencia? Actualmente encontramos cada vez más gente con bata blanca en los anuncios y las encuestas muestran una gran credibilidad de los ciudadanos en los científicos.

En estos momentos no tiene más fuerza la ciencia, desde hace unos 10-15 años ha habido un progresivo desencanto porque aunque prometía muchísimos avances, no fue capaz de cumplirlos. En los 80 hubo un estallido de tecnología, incluso antes con la aventura espacial, los avances no llegaron nunca. Estamos en un periodo de crisis no sólo económica, sino filosófico. Y la ciencia no ha sabido dar respuesta a esto.

Han proliferado las pseudociencias, la gente está más dispuesta a creerse cosas como la homeopatía, lo el reiki y las medicinas alternativas que no están probadas, como la acupuntura. Ahí tienes la astrología. Es increíble que no se les encierre en la cárcel. Cuando la gente está más dispuesta a creer por las revelaciones que por la ciencia, se ha enseñado algo mal. La gente entiende mal y tergiversa conceptos como la falsabilidad (algo científico es verdad mientras no se desmienta), así, se entiende que nada es cierto y todo es falso.

¿Ha bajado la calidad de la educación científica?

Los documentales los últimos años han bajado increíblemente en cuanto a su cantidad informativa. La idea ahora es (plagiada de la educación) dar poca información, repetida muchas veces para que se fije y que, idealmente, el receptor la amplíe por su cuenta. Hay documentales de 60 minutos que son tres bloques de 20 minutos con la misma idea y haciendo continuas recapitulaciones. Hoy en día, Cosmos sería imposible. Karl Sagan era uno de los pilares más famosos de educación científica. Hoy en día tienes cosas más superficiales como Eduard Punset.

¿Ha cambiado la educación o han cambiado los niños y las personas?

Los niños no han cambiado, pero ha habido un cambio en la enseñanza que forma, y nos hemos olvidado de que tiene que educar. Ha habido un miedo atroz al fracaso escolar y se ha reducido el nivel considerablemente. El actual selectivo es prueba de ello. En él te valoran sobre 10 pero puedes conseguir hasta 14 puntos para evitar que la gente dejara de poder entrar en las universidades para no alcanzar el cinco para entrar en la universidad.

Si los baremaras sobre 10 nos encontraríamos con un tremendo déficit educativo. En los primeros años de la carrera nos estamos encontrando con serios problemas de los alumnos para poder entender los enunciados de los exámenes. La lectura comprensiva está bajando sus niveles.

Volviendo a tu pregunta, el ser humano es un animal y no hemos cambiado sustancialmente en los últimos 10.000 años, pero lo que sí ha cambiado, aquí, en España sobre todo, ha sido el valor que se le da a la educación. Hubo una generación para la que la educación era una meta indispensable, hoy en día ya no tiene ese aprecio, se da por sentada y se le ha perdido el respeto, el nivel de excepcionalidad que tiene.

Cuando el alumno iba a su casa a decir que el profesor le había castigado, recibía doble castigo. Ahora si el profesor castiga, el padre habla con el profesor para defender a su hijo y descreditarle. Se ha olvidado el objetivo último de la educación. Ahora de hecho quieren acabar con los deberes. La excusa es que no se quiere discriminar a los hijos que tienen padres que trabajan y no les pueden ayudar.

¿Cómo crees que debería cambiar la educación?

Hay dos cosas básicas que debería promover la educación: El lenguaje y el conocimiento científico. Teniendo esas dos, el resto de habilidades vienen solas. Pero si fallan esos dos pilares, tienes problemas.

¿Y qué papel jugaría la divulgación en esta educación?

La cuestión es que sí que se ha hecho una mala divulgación. Muchos de los que trabajan no quieren “rebajar su conocimiento” para el resto. Es mucho más sencillo esgrimir un argumento que apele a los sentimientos o a los prejuicios o a cualquier otra cosa que ir al fondo de la cuestión que te obliga a explicar claramente la base de lo que se está haciendo.

Cambiando de tema, ¿por qué crees que la genética es una rama de la ciencia estigmatizada?

La transgénesis ya es bastante antigua, pero teniendo en cuenta que tenemos problemas para entender la teoría de la relatividad, es lógico que la genética aún nos cueste mucho.

Los genéticos somos los malos.

¿Por?

La ciencia siempre ha asustado un poco, a lo largo de los tiempos ha habido una rama mala. Ahí tienes la cirujía: Frankenstein, la isla del doctor moró. También la química: Jekill y Mr. Hyde y el hombre invisible. Después llegó la radiactividad: A todos los superhéroes les pican bichos radiactivos. Y ahora la genética: Al nuevo Spider Man le pica no una araña radioactiva sino una transgénica. A Hulk a lo del rayo gamma como era poco maligno se le añadió transgénesis de estrella de mar.

¿Pero por qué crees que da miedo?

No se entiende y lo que no se entiende no se controla y por tanto da miedo. Es un miedo básico, si no entiendes algo, se vuelve imprevisible y  es algo a temer. Si además te dicen por ahí que es malo, es fácil creer de forma acrítica.

¿Crees que puede haber motivos fundados para desconfiar de la genética en casos como el de los alimentos modificados genéticamente?

Las semillas transgénicas que se usan para el cultivo no son fértiles en la siguiente siembra, con lo que obligan a depender de los que las comercializan. Generan, ciertamente, una esclavitud  económica.

¿Y qué me dices de la clonación?

Ha habido problemas con las clonaciones. ¿Qué es un clon? Un hermano gemelo nacido más tarde. Sin embargo, hay una mística detrás de un clon. No consideran que en la clonación humana, lo realmente amoral sería que habría que matar a muchos fetos antes de encontrar uno viable y además no tiene por qué tener buenos resultados, Dolly envejeció antes de lo normal.

Si fuera viable ya habría función comercial.

¿Crees que la divulgación ayuda a mejorar la comprensión de estas cuestiones?

Existen científicos que si que entregan la divulgación como Dawkins y Gould, que ya se han demostrado algunas cosas falsas. Pero no importa, no transmite sólo conocimiento, sino también un sistema, que no cambia tanto.

Stephen Hawkins ha hecho también muchos esfuerzos: le dijeron que cada fórmula reduciría las ventas del libro a la mitad y sólo escribió una: e=mc2.

Divulgar te quita tiempo para investigar porque tal y como está la cosa necesitas publicar.

A Isaak Asimov le intentaron quitar el puesto de profesor asociado porque no investigaba tanto como divulgaba. Notó que la ciencia no se divulgaba como se debía y decidió dedicar su vida a ello. No ingresas dinero en la universidad si no publicas y produces patentes.

Pero en los 80 lo buscaron, daba prestigio tener a un divulgador así vinculado a la universidad. Pero al principio no estaba generando impactos y por tanto no “le servía a la universidad”. El problema de la base: hasta dónde debe el divulgador bajar el nivel para que lo entiendan. ¿Qué explicar y qué no?

En algunas universidades se estudia la divulgación como disciplina en sí misma. Puede ser necesario. Esa gente que no está hiperespecializada podría servir, pero aun así, sería quizá necesario un elemento intermedio entre la ciencia y el público y dado que el científico no puede ser, quizá necesitemos ese alguien intermedio.

¿Serían los medios de comunicación?

No sabría decirte, pero sí te diré que, aunque no lo parezca, hay grupos de investigación que intentan generar noticias atractivas para salir por la tele porque eso les ayuda a que les llegue financiación. Investigar en algo que tiene mucho impacto es más fácil. Algunos tienen dos investigaciones, una llamativa y otra que les gusta, con la financiación que consiguen de la que les da impacto.

Pablo C. B.

Aquesta entrada s'ha publicat en Biologia, Política Científica, Pseudociència i etiquetada amb , , , . Afegiu a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s