Descubriendo el universo primitivo

Hace unas semanas, científicos de la misión Planck de la Agencia Europea del Espacio (ESA) descubrían, gracias a los datos recogidos durante meses por un telescopio espacial situado a un millón y medio de kilómetros de la Tierra, que el universo es 100 millones de años más viejo de lo que se creía. El hallazgo fue posible calculando el nivel de radiación del fondo cósmico de microondas (RFCM) 380.000 años después de la gran explosión, esto es, la radiación remanente del Big Bang. Se supo así que el universo tiene 13.810 millones de años y que está compuesto por más materia corriente de la que se había atribuido, un 4,9%, además de materia oscura (26%) y energía oscura (69,1%).

Gracias a la misión Planck se ha podido obtener la imagen más precisa y detallada del universo primitivo, con su radiación fosilizada del Big Bang, valiosa para extraer información sobre la creación y evolución del cosmos. Si bien ya otros dos satélites espaciales de la NASA –COBE (1989-1993) y WMAP (2001-2010)– habían logrado avances importantes en este campo,  la calidad de la imagen de Planck es mucho más exacta, con una sensibilidad 30 veces mayor, como se puede comprobar en los detalles de la imagen.

Mapa cósmico primitivo por WMAP y Planck

El fondo cósmico es la luz más antigua del universo, la que quedó grabada tras el Big Bang. Con Planck, se han detectado en ella pequeños cambios en la densidad y en las temperaturas, que delatan que el universo comenzó siendo un estadio muy denso y caliente que se expandió exponencialmente (inflación cosmológica) y formó regiones más densas que otras que, por inestabilidad gravitatoria, fueron configurando la estructura actual del firmamento, y así de nuestro sistema solar.

También se ha concluido que las anomalías detectadas en las fluctuaciones de temperatura son menores si se miran gran escala, que el hemisferio sur presenta más contrastes y que hay una mancha, la llamada Mancha Fría, de gran tamaño y extremadamente fría, que se sale de las propiedades habituales del resto de manchas. Esto supone un reto para los cosmólogos, ya que desdice el principio cosmológico y el modelo inflacionario que han respaldado siempre la idea de un cosmos homogéneo a gran escala. En el siguiente enlace se pueden ver las imágenes proporcionadas por la ESA, que explican el procedimiento:

El próximo año se dispondrá además de nuevos resultados, como los relacionados con la polarización de las microondas, para poder demostrar el fenómeno de la inflación cósmica. En particular, se estudiará la polarización de las llamadas ondas gravitatorias que supuestamente se generaron al principio de la expansión del universo. Esto permitirá saber si las anomalías a gran escala tienen lugar desde el principio o si son producto de la evolución.

Paso a paso en el avance del campo de la cosmología, cabe preguntarnos: ¿Llegaremos a determinar al completo cómo empezó el universo, cómo ha evolucionado y cómo será en el futuro?

Susana Martínez Monfort.

Aquesta entrada s'ha publicat en Cosmologia i etiquetada amb , . Afegiu a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s