La India contra la perennidad de patentes

El tribunal supremo de la India ha desestimado hoy la demanda interpuesta por la farmacéutica Novartis para adquirir la patente de un nuevo medicamento contra el cáncer. El fallo acaba con más de seis años de batalla judicial entre la multinacional farmacéutica y los fabricantes de medicamentos genéricos, y concluye que el fármaco –Glivec- es una modificación de un producto ya existente, que incumple los criterios de novedad y de creatividad requeridos por la legislación india para la concesión de patentes.

File photo of a man walking past the logo of Swiss drugmaker Novartis AG in front of a plant in BaselLa decisión judicial permite a los fabricantes de genéricos del país seguir produciendo este tipo de medicamentos a un coste para el cliente mucho menor del que tendría un medicamento de marca. Novartis asegura que la sentencia es perjudicial para la innovación y el desarrollo de nuevos medicamentos, “Sin patentes” afirma “no habrá nuevas medicinas para enfermedades no tratadas y no habrá tampoco nuevos genéricos”. Pero aquellos que defienden a los fabricantes indios no creen que las afirmaciones de la multinacional sean ciertas, ni que su voluntad con la demanda de la patente de Glivec sea la innovación. Asociaciones como Médicos Sin Fronteras aseguran que la maniobra de Novartis es tiene como principal objetivo conseguir la perennidad de la patente.

Esta práctica no es nueva, ni desconocida. La patente de medicamentos nuevos otorga a las compañías farmacéuticas la exclusividad de comercialización del producto durante 20 años.

INDIA-HEALTH-DRUG-PROTEST-FILES

En ese periodo de tiempo la falta de competencia les permite fijar los precios a conveniencia. Pero cuando la patente finaliza, la nueva competencia hace caer los beneficios, y la rentabilidad de comercialización se reduce. Es entonces cuando muchas compañías hacen pequeñas modificaciones en la composición de los productos y vuelven a pedir una patente por otros veinte años.

Con esta práctica las compañías bloquean cualquier tipo de competidor y obtienen altos beneficios, pero impiden que millones de personas puedan acceder a medicamentos de bajo coste. La India, un país en el que más del 40% de la población vive con menos de un euro al día, es el ejemplo perfecto de una sociedad que no puede permitirse muchos tratamientos de marca.

Este es uno de los motivos por los que el gigante asiático tiene una regulación estricta a la hora de otorgar nuevas patentes. El país conocido ya por muchos como  “la farmacia de los pobres” es el mayor proveedor de medicamentos genéricos a países desarrollo. La India fabrica, por ejemplo, el 80% de los medicamentos contra el sida que se utilizan en África, medicamentos que comercializa a un precio en ocasiones hasta 100 veces menor que los medicamentos de marca. “Si la India dejara de fabricar medicamentos, millones de personas estarían condenadas a morir” asegura MSF.

La decisión judicial supone, para muchos, un punto de inflexión en el tratamiento de las patentes farmacéuticas en el mundo y podría ser el impulso final que obligue a las compañías farmacéuticas a respetar el sistema y no abusar de su poder para obtener patentes injustificadas. La resolución del caso Novartis podría ser vital en el fallo de otros procesos judiciales similares, como los que protagonizan actualmente Roche y Pfizer también en la India.

Mariola Terol Sánchez

Fuentes: RTVE, La Vanguardia, Médicos Sin Fronteras, BBC World

Aquesta entrada ha esta publicada en Medicina, Política Científica. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s