La necesidad de mantener nuestra capacidad más humana

24GRAY-popupEs evidente que la posibilidad que tenemos hoy en día de conectarnos a Internet en cualquier momento ofrece múltiples ventajas. Pero poco se habla de los costes que pagamos por ello, algo que Barbara L. Fredrickson, profesora de la Universidad de Carolina del Norte, ha tratado de descubrir a través de una investigación en la que sugiere que intercambiar las pantallas digitales por el contacto físico y directo con las personas, sí que conlleva a largo plazo, daños medibles en nuestras capacidades neurológicas.

Gracias a la neurociencia, sabemos que cualquier hábito puede moldear la estructura de nuestro cerebro de manera que fortalezca la proclividad para esa habilidad. O en otras palabras, nuestras neuronas presentan plasticidad y pueden ser moldeadas por la experiencia ya que no están sólo limitadas por el cerebro. Y del mismo modo que si cambiamos nuestros hábitos y nos convertimos en personas sedentarias nuestros músculos se atrofian, también puede haber secuelas físicas si nuestros hábitos de conexión social disminuyen en gran medida.

La investigación de Fredrickson se basó en estudiar los efectos sobre la capacidad que tienen las personas de cultivar relaciones cercanas y amables con aquellos que forman parte de tu día a día. Para ello, realizaron un taller de 6 semanas, y tras analizar el comportamiento de los participantes, así como los cambios en su sistema neuronal, se descubrió que además de sentir más armonía y optimismo, los participantes habían experimentado una variación importante en su tono vagal (en inglés «vagal tone»y se refiere al grado de actividad que hay dentro del sistema nervioso parasimpático, y que provoca cambios en el ritmo cardíaco).

Y mientras más alto sea el tono vagal, nuestro cuerpo tiene mejores capacidades para mantener un buen estado de salud, regulando el sistema cardiovascular, la glucosa y las respuestas inmunitarias. Hasta el momento se creía que este factor no podía variar; sin embargo, el estudio de Fredrickson defiende todo lo contrario. Y lo que es más: mientras más y mejores relaciones tengamos con los demás, tendremos un tono vagal más alto, y por lo tanto, no sólo más bienestar emocional, sino también más bienestar físico.

En definitiva, resulta que nuestra capacidad para relacionarnos con los demás obedece a una ley biológica, y que si la sustituimos por dispositivos móviles con acceso a Internet, podríamos perder tanto el potencial de esa capacidad como alguna que otra amistad, o incluso perder la posibilidad de mejorar nuestra salud. Y es que, al compartir una sonrisa con otra persona en vivo y en directo, y sin ninguna pantalla mediadora, no sólo estimulamos nuestras emociones y potenciamos nuestra empatía, además, estamos mejorando nuestra salud.

Fuente: The New York Times

Sumaya Barber

Aquesta entrada s'ha publicat en Pseudociència i etiquetada amb , , , , . Afegiu a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Una resposta a La necesidad de mantener nuestra capacidad más humana

  1. jeslluch ha dit:

    Con respecto al uso de las tecnologías móviles, El País se ha referido en una noticia de los problemas de adicción que pueden producir especialmente a los adolescentes. De hecho, desde Proyecto Hombre (aquí en Valencia) se están tratando varios casos. Os dejo el link: http://ccaa.elpais.com/ccaa/2013/03/30/valencia/1364674580_042000.html

    Ojo al término ‘vibración fantasma’, que creo que todos hemos sentido alguna vez. Así que como dice este post, dejemos a un lado el móvil y disfrutemos de lo que nos queda de vacaciones.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s