Cómo controlar voluntariamente los recuerdos

Aunque suene a manual de auto-ayuda, afirmar que se pueden controlar los recuerdos de forma voluntaria es, más bien, la conclusión a la que ha llegado un reciente estudio que han llevado a cabo científicos del Centro Vasco sobre Cognición, Cerebro y Lenguaje, y que ha sido publicado en el Journal of Neuroscience.

La investigación, en la que también ha colaborado el Instituto de Neurociencias Helen Wills, de la Universidad de California en Berkeley (EEUU), muestra la red de regiones cerebrales implicadas en la capacidad de suprimir memorias. Una capacidad que no todas las personas tienen, pues se debe a una característica fisiológica: la fortaleza de la conexión entre las regiones de esta red cerebral. Explicado de una forma más científica, se podría concretar que para que una persona pueda ser capaz de dañar voluntariamente un recuerdo que ha adquirido recientemente, necesita que en su cerebro se dé esta fuerte conexión basada en la unión entre el hipocampo y el área pre-frontal lateral, a través de la corteza cingulada y el lóbulo parietal.

La metodología que siguieron los investigadores para probar los resultados de su tesis se basó en pruebas conductuales y de resonancia magnética, y según Kepa Paz-Alonso, uno de los principales investigadores del estudio, “el resultado de las pruebas mostró que la red [que permite que una persona sea capaz de suprimir un determinado recuerdo] está más activa cuando se inhiben intencionalmente recuerdos en comparación con cuando los mismos son simplemente olvidados”.

Y ¿por qué resulta importante este hallazgo? Básicamente, porque las personas que tienen esta capacidad pueden gestionar la atención de su mente de forma más eficaz para abandonar ciertos recuerdos de forma voluntaria y así poder enfocar su atención en otras cuestiones. Además, como sucede con muchas otras habilidades, esta capacidad puede ser susceptible de mostrar mejoras mediante su entrenamiento.

Sin embargo, un vídeo explicativo sobre cómo se ha llevado a cabo la investigación y escuchar en boca de los propios científicos cuáles han sido los principales resultados, seguro que aclara mejor la noticia.

Sumaya Barber

Aquesta entrada s'ha publicat en Biologia i etiquetada amb , , , . Afegiu a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s