La Hora del Planeta

El sábado sobre las nueve de la noche llegaba a Bonaire para cenar con unos amigos. Cuando llegamos al centro de la Plaza del Centro Comercial había una especia de muro con mensajes en colores fosfis. Eran mensajes para el planeta. Los allí presentes, miembros de alguna clase de organización, estaban celebrando la Hora del Planeta. La oscuridad de aquel grupo de personas contrastaba con las luces y el ruido que nacía de las tiendas, restaurantes y pasillos del Bonaire.Imagen

La Hora del Planeta era el sábado de 20:30 a 21:30h. Una hora en la que se quiere reclamar el derecho a la vida de todos los que vivimos en este mundo. En la que queremos demostrar que estamos comprometidos para que nuestros hijos, nietos y demás tengan un futuro y puedan ver los árboles de bajo de nuestra calle o una flor creciendo espontáneamente en medio de un prado. La iniciativa está promovida por el Fondo Mundial para la Naturaleza WWF y yo sabía que mis padres en casa estaban leyendo un libro a la luz de una vela porque ellos siempre celebran la Hora del Planeta. Pero, ¿y el resto del mundo?

La Hora del Planeta comenzó en Oceanía, donde millones de luces se apagaron y los monumentos más emblemáticos se han quedado a oscuras contra el cambio climático.

El primer país fue Samoa, y detrás de él, el resto de naciones del mundo de Asia, Europa, África y América se fueron quedando a oscuras hasta finalizar la jornada del 23 de marzo en las Islas Cook.

La iniciativa también llegó a Sidney, donde nació, a las 20.30 hora local  con un apagón en edificios tan conocidos como la Casa de la Ópera y el Puente del Puerto.

Rascacielos, edificios públicos, centros comerciales, mercadillos, tiendas, plazas y otros lugares de esta capital se han adherido a esta propuesta que espera atraer este año a más de 7.000 ciudades en 152 países de todo el mundo.

Instituciones oficiales y monumentos emblemáticos de las principales ciudades indias se sumaron también al apagón planetario, aunque en este país la convocatoria tuvo unos resultados bastante modestos.

En Nueva Delhi, edificios monumentales como el Fuerte Rojo o la Tumba de Humayun, quedaron a oscuras a las 20.30 hora local, y en Bombay la convocatoria tuvo algo más de importancia, pues recibió el apoyo de estrellas de Bollywood.

Por quinto año consecutivo, las grandes ciudades chinas se unieron apagando las luces de la Gran Muralla, los edificios coloniales del centro de Shanghái y otros monumentos.

También el Estadio del Nido o el puente sobre el río Yangtsé, en Wuhan (centro del país), se oscurecieron entre las 20.30 y las 21.30 hora local para sorpresa de muchos turistas que quedaron anonadados.

Este año, los actos coinciden con un aumento de la concienciación ciudadana sobre la necesidad de mejorar la situación medioambiental, después de que en Pekín se registraran índices récord de contaminación atmosférica.

En Europa, Francia se ha sumado con 105 ciudades y en la capital, la Torre Eiffel esta vez no ha acudió a la cita con este evento de carácter ecológico, ya que la “dama de hierro” está todavía abierta al público a esa hora, por lo que apagarla entrañaría problemas de seguridad.

Con sus monumentos más emblemáticos completamente a oscuras, encendido de velas y también de osos pandas con energías limpias, más de 200 ciudades de España han respaldado “la Hora del Planeta” contra el cambio climático. En Madrid, una de las acciones centrales de la jornada ha tenido lugar frente al Palacio Real, en la Plaza de Oriente.

Aquesta entrada s'ha publicat en Física i etiquetada amb , , , , . Afegiu a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s