La neurociencia revela dónde creamos nuestras opiniones

La neurocientífica cognitiva del MIT, Rebecca Saxe y su equipo de investigadores han descubierto que  existe una zona de nuestro cerebro que se dedica a intentar percibir qué piensan los demás. Pero no solo eso, también han descubierto cómo esa percepción se puede alterar usando la Estimulación Magnética Transcraneal (EMT).

Saxe investiga desde hace años la capacidad humana de ser conscientes de nuestro estado mental interno y el de otros; lo que se conoce como Teoría de la Mente. En el último experimento que ha dirigido, descubrió que es la unión temporoparietal derecha (RTPJ, por sus siglas en inglés) la zona del cerebro que interpreta los pensamientos internos de otras personas; y que esta capacidad de interpretación se va desarrollando y mejorando durante la infancia y adolescencia.

Intuir lo que piensa otro individuo es la base con la que juzgamos a esa persona cuando no la conocemos; así que Saxe realizó varios experimentos con la intención de comprobar que si se influía sobre la unión temporoparietal derecha, nuestra opinión sobre un desconocido puede cambiar.

Saxe utilizó la EMT para desactivar la unión temporoparietal derecha mientras una serie de voluntarios debía juzgar el comportamiento de dos desconocidos y comprobó que el resultado que daban los voluntarios sobre los que había usado la EMT era diferente a la opinión que daban los voluntarios sobre los que no se había intervenido.

En definitiva, sus investigaciones prueban que es posible cambiar ligeramente nuestras valoraciones y, por lo tanto, nuestro comportamiento frente a una situación. Afortunadamente, el cerebro es tan complejo que por el momento no sería posible manipularnos de forma significativa, pero este hallazgo deja la puerta abierta a grades posibilidades, entre ellas, conseguir descubrir más sobre enfermedades neurológicas como la esquizofrenia.

Rocío Ros Rebollo

Quant a Rocío Ros Rebollo

Nacida en un pequeño pueblo costero, criada por una familia trabajadora. A los 18 me marché a la maravillosa ciudad de Valencia para vivir tres años inolvidables en los que, además, me gradué como periodista; no sin antes poder disfrutar de un Erasmus en Bélgica donde, entre otras muchas cosas, pude añadir el francés a mi lista de idiomas, junto al inglés y el valenciano. Ahora, con veintipocos años, hago lo propio: buscar mi hueco. Espero que os den que pensar las palabras de este blog.
Aquesta entrada ha esta publicada en Física. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s