El tratamiento de noticias sobre VIH/sida

Casi 30 años después del descubrimiento del VIH, este sigue causando estragos y afectando cada vez más a la niñez, mujeres, hombres, jóvenes y familias de todo el mundo.

Como periodistas, elegir las palabras para hablar o escribir sobre el VIH puede marcar la diferencia entre prevenir el incremento de la pandemia o alimentar el rechazo hacia las personas con el virus. Además, las decisiones que tomamos a la hora de comunicar sobre este tema y los avances de la comunidad científicas en la búsqueda de una cura, puede causar falsas esperanzas y afectar a aquellas personas que padecen esta enfermedad.

Hace unos días, El Mundo y El País publicaron una noticia sobre un estudio de investigación del VIH. Analizar y comparar su tratamiento nos puede servir para sacar algunas conclusiones sobre cómo podemos elaborar de manera adecuada una noticia de éste tema.

En esta entrada analizaremos una noticia de El Mundo sobre el VIH del miércoles 3 de abril de 201 y una de El País del mismo día. En el caso de El Mundo, la información se incluye en la sección de salud de la web, a la que se tiene acceso directo desde la página web del periódico y que está clasificada con el epígrafe “Investigación | Estudio preliminar”. El País sitúa la noticia la sección de sociedad, en el subapartado de salud.

La noticia de El Mundo no está firmada por ningún periodista concreto. Este aspecto ya denota que la información no está tratada por un periodista especializado, aunque por otro lado se deduce que tampoco es una noticia de agencias y esto es algo positivo. En El País, en cambio, Javier Sampedro es quien firma el artículo, científico y periodista especializado.

Un aspecto fundamental al que debemos hacer referencia es el titular:

El Mundo titula: “Trazando nuevos caminos para llegar a la vacuna del sida”. Tal vez no es un titular que dé mucha información y que tiene poco gancho, pero la temática de la noticia ya llama la atención por sí sola. La posible cura del VIH siempre es un tema de actualidad y gran expectación social.

El País titula: “La guerra darwiniana del sida”. Este sí en más llamativo y aunque tampoco proporcionada demasiado información, en mi opinión es mucho más adecuado y no ofrece expectativas ni falsas esperanzas.

En el subtítulo se da la información y las claves que concretan el contenido de ambas noticias, aunque de una manera demasiado esperanzadora, como si ya se hubiese encontrado la cura a la enfermedad:

“Científicos estadounidenses abren una puerta a la inmunización. Se lo ha permitido observar cómo co-evolucionan el VIH y las defensas”  (El Mundo)

“La forma en que los anticuerpos coevolucionan con el virus ilumina el camino hacia la vacuna. Un paciente africano permite el hallazgo” (El País)

Posiblemente, el mayor fallo del artículo de El Mundo es el inicio: “Como si de una particular edición de Gran Hermano se tratara, científicos estadounidenses han observado de cerca qué es lo que ocurre en el organismo de una persona cuando se infecta por VIH”. Esto es intolerable y totalmente injustificado. Está muy bien que se quiera llamar la atención del lector, pero hay unos límites que no se pueden sobrepasar. No, no se puede tratar un tema tan serio y de tanta relevancia mundial haciendo una comparación con Gran Hermano, un programa que no se caracteriza precisamente por  su seriedad y profesionalidad.

El País opta por comenzar el texto también apelando a una comparación, aunque con mucho mejor pie que El Mundo: “Darwin no pudo llegar a saber lo mucho que sus ideas iban a iluminar una materia para la que no habían sido concebidas: la inmunología”.

Un aspecto negativo que comparten ambos artículos es que no hay diversidad de fuentes. Las noticias se basa únicamente en la publicación de los resultados de la investigación de científicos estadounidenses en el último número de la revista ‘Nature’; y ni siquiera hay un enlace al artículo de la revista ni a los resultados científicos. Para completar el artículo se podría haber hecho alguna referencia a otras investigaciones y estudios sobre este tema, para contextualizar y comparar resultados y avances.

El grado de especialización de la noticia es bajo en ambos casos, aunque no es un aspecto negativo. Como hemos señalado antes, en el caso de El Mundo la autoría de la información no le corresponde a un periodista científico ni especializado, pero los resultados del estudio y cómo se ha realizado el mismo están bien explicados en ambos textos, con un lenguaje concreto, cercano al lector y claro. En general los artículos están bien escritos y la información se entiende bastante bien. Además, excepto en los titulares y subtítulos, no se dan esperanzas sobre el la cura del VIH, simplemente se expone la investigación y los resultados obtenidos por los científicos.

Otro aspecto que cabe señalar es la ausencia de fotografías o infografías con las que apoyar la información expuesta. Se podría haber incluido algún gráfico o infografía con datos sobre las muertes que provoca el sida o la proporción de población mundial afectada por el VIH.

Cuando elaboremos informaciones sobre este tema, hay que ser muy cuidadosos con los términos empleados y evitar, por ejemplo, confusiones entre VIH y sida. Hablamos de VIH cuando la persona se realiza la prueba y se detecta la presencia de anticuerpos en la sangre. Esto no significa que la persona tenga sida. El sida es una condición clínica, un conjunto de síntomas o enfermedades que presenta la persona con VIH que demuestra el daño que el virus ha hecho en el sistema inmunológico, impidiéndole al organismo defenderse de algunas infecciones. En estos artículos la verdad es que no hay una clara definición de ambos conceptos, parece que se usan indistintamente uno u otro y esto puede dar lugar a confusión y equivocación.

En resumen, ambas noticias me parecen de fácil comprensión y creo que están bien tratadas en cuanto a la interpretación de los resultados y la exposición de los mismos. El País, creo que ha logrado explicar la investigación de un modo más sencillo a la vez que completo, sin dejar de lado la especialización.

Sin embargo, creo que en ambos casos no se han sabido aprovechar todos los recursos que esta noticia ofrecía para elaborar una información atractiva y completa sobre los avances científicos de la cura de una enfermedad que acaba con la vida de más de un millón de personas al año en todo el mundo.

 María Muñoz 

About these ads
Aquesta entrada ha esta publicada en Medicina. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Canvia )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Canvia )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Canvia )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Canvia )

Connecting to %s